En Chaitén pobladores de sector Michimahuida denuncian abandono tras aluvión de termas El Amarillo siguen aislados vía terrestre.

Compleja es la situación de los habitantes del sector rural El Michimahuida, quienes producto del aluvión que afectó inmediaciones de Termas El Amarillo, aún continúan aislados luego que una busca crecida del río Turbio Grande se llevó el único puente de madera que conecta el sector con Ruta 7.

CHAITÉN. Según lo expresado por pobladores, y el propio presidente de la Junta Vecinal durante la emergencia estuvieron más de 3 meses esperando una pronta solución al problema, pero a la fecha ninguna institución se ha hecho cargo del drama, en consecuencia que el años 2018 el puente fue construirlo por los propios vecinos con ayuda de una excavadora municipal, señalan.

El puente de madera estaba emplazado sobre el río Turbio Grande, hacia el interior del Muchimahuida, cerca de Termas El Amarillo y desde el pasado 17 de mayo del 2020 están incomunicados vía terrestre.

Este invierno al igual que el épocas pasadas debieron volver a utilizar picheros para llegar con víveres y pertenencias a sus hogares apoyándose en yuntas de bueyes. Ahora con los deshielos el caudal del río crece e impide el tránsito incluso a vehículos 4×4 dejando aislada a las 6 familias asentadas hace 30 y 60 años respectivamente, incluyendo adultos mayores quienes a su avanzada edad aún no han visto la llegada de un camino expedito, debiendo batallar cada invierno para llegar o salir del lugar. A eso se suma que en el sector Termas El Amarillo hacia el interior distante a unos 20 kms no existe señal de telefonía celular.

Ramón Vivar, presidente de la junta vecinal »Los Turbios» señaló a TVDpatagonia que; ellos estuvieron gestionando el traslado de vigas desde El Tranquilo, comuna de Palena, pero el problema mayor es que, el camino vecinal de ripio y tierra que conecta hacia el Michimahuida, no está enrolado a Vialidad (a cargo), por lo que la entidad del MOP en la zona no puede intervenirlo, ni ayudarlos.

Por otro lado señala que poco después de la emergencia de El Amarillo, se concretó el traslado hasta el río de 2 vigas de acero de 25 metros, pero no pueden instalarlas por el tamaño y peso que significa para ellos, se requiere maquinaria. Sin desmedro de aquello, los vecinos aportarán la madera, pero sienten que no tienen la capacidad técnica para un trabajo de esta envergadura. Necesitan asesoría y apoyo, comenta el dirigente.

Por ahora, Ramón Vivar y los vecinos apelan a la voluntad de Vialidad y al municipio local que los apoye con la instalación y asesoría para salir del problema que enfrentan al no contar con el puente que les mejorará significativamente la calidad de vida como pobladores del apartado lugar de la comuna de Chaitén.

TVDpatagonia.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.