El niño de Coyhaique que volvió a caminar tras exitosa operación en Puerto Montt.

LOS LAGOS. En el Hospital de Puerto Montt se realizó una compleja intervención a un paciente de 15 años, proveniente de Coyhaique (Región de Aysén), quien padece una miopatía hereditaria (enfermedad que debilita los músculos), la cual se asocia a deformidades de la columna vertebral, y que progresivamente lo estaba haciendo perder la movilidad de sus brazos y piernas.

El menor permanecía en la Teletón Coyhaique y fue trasladado al Hospital San Borja en Santiago con diagnóstico de cifoscoliosis neuromuscular grave. Sin embargo, los estudios realizados en ese centro, arrojaron que también padecía una malformación de la unión cráneo-cervical, llamada invaginación basilar, en la cual la columna se introduce dentro del cráneo, comprimiendo estructuras nerviosas.

Ante esto, es derivado al Hospital de Puerto Montt para la resolución de la invaginación basilar, debido a que el centro asistencial es un referente neuroquirúrgico. Se consideró que lo mejor era la resolución en un solo acto quirúrgico, el cual fue realizado exitosamente en su totalidad por el equipo local de neurocirujanos, constituyendo un hito en el desarrollo de la cirugía de columna en la región.

Para el doctor Filadelfo Norambuena, jefe del Departamento de Columna del Centro de Neurocirugía del HPM, este tipo de intervenciones no solo significan un beneficio para el paciente sino también un menor riesgo, al realizar solo una intervención cuando se trata de dos complejidades como estas.

“Respecto a que, si se realizan en otros centros públicos como privados, me atrevo a señalar que somos los únicos después de algunas pocas clínicas y hospitales de Santiago, dedicadas a deformidad infantil. Este es un hito de una intervención compleja única en nuestro sistema de salud”, señaló.En tanto, el doctor Julio García, neurocirujano del HPM, con reciente formación en deformidad de la columna vertebral, comentó que “esta cirugía equivale a cuatro intervenciones, prácticamente reconstruir desde el cráneo hacia abajo, incluida toda la columna dorsal; tuvo una duración de 12 horas y contó con un equipo médico de alto nivel y siempre local: anestesistas, neurólogos, todo el personal de pabellón y apoyo de Urgencia».

“Este tipo de intervención permite que este paciente pueda volver a caminar y mover sus cuatro extremidades. Ahora, debemos señalar que por la complejidad de esta cirugía, jamás habría podido realizarse si no contáramos con los especialistas, infraestructura y tecnología del HPM, el cual no tiene mucho que envidiar a las grandes clínicas de Santiago. El paciente continúa con sus controles y tratamiento de rehabilitación, utilizando transitoriamente un corsé, en tanto se acostumbra a su nueva estructura vertebral”, concluyó el doctor García.

Fuente: soychile.cl

TVDpatagonia.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.